Florence Knoll

Florence Knoll siempre pensó en el diseño de muebles con la mayor amplitud en mente. Para ella era importante ver como la pieza encajaba en el diseño de la habitación, en el suelo y en el edificio. Cada detalle combinaba con el diseño general y complementaba la arquitectura existente. Muestra de ello es su famoso sofá.

Florence Knoll diseñaba muebles sólo cuando lo necesitaba para un trabajo y no existía. Nunca se vio como una diseñadora de muebles, su deseo de armonía y consistencia con el espacio le llevo a crear algunos de las piezas más icónicas, siempre simples pero no planas, como el sofá de un, dos o tres cuerpos con el marco interno de madera maciza y el externo metálico, las patas de acero tubular en terminación pulido o cromado.

Mientras los rascacielos crecían en América durante el boom después de la guerra, Florence Knoll entendió su trabajo como el de trasladar el vocabulario y la racionalidad del moderno exterior al espacio interior de las oficinas corporativas. A diferencia de otros diseñadores, sus diseños son arquitectónicos en fundamento, no esculturales. Ella disminuyó el ritmo y detalles de la arquitectura moderna mientras la humanizaba a través de color y textura. Su colección de salón, diseñada en 1954 y de la que destaca su famoso sofá es un perfecto ejemplo de su aproximación contenida y geométrica al mobiliario, claramente derivada de su mentor favorito, Mies van der Rohe.

Florence Knoll y su sofá, arquitectura en mobiliario

Florence Knoll fue pionera de la Knoll Planning Unit al revolucionar radicalmente la planificación del espacio interior en la década de los 50. La diseñadora creía en el diseño total abarcando la arquitectura, manufactura, diseños de interiores, textil y gráfico, publicidad y presentación. Esto junto con su aplicación de los principios del diseño en la solución de los problemas de espacio fueron sus aportaciones más adoptadas y ampliamente utilizadas aun en la actualidad. Su obra más famosa es su sofá. Se le otorgó en 2002 la prestigiosa National Medal of Arts por su extraordinaria contribución a la arquitectura y diseño.

Florence Knoll creció en Michigan, demostró un rápido interés por la arquitectura y estudió en Kingswood School donde hizo amistad con Eilel Saarinen y su familia con la que viajó a Finlandia. Más tarde, estudió en la Cranbrook Academy of Art y desarrolló conexiones y habilidades para lo que serían las bases de su formación en diseño y su pionera carrera. Florence estudió con algunos de los mejores arquitectos del siglo XX, incluyendo a Walter Gropius, Marcel Breuer y Ludwig Mies van der Rohe.

En 1941 Florence Knoll se mudó a Nueva York donde conoció a Hans Knoll que estaba fundando una empresa de muebles. Con la habilidad en el diseño de Florence y el hombre de negocios que era Hans, la pareja que se casó en 1946, llevo a la compañía a un nivel internacional en cuanto a estilo y diseño. Florence propuso contribuciones con sus amigos Eero Saarinen, Harry Bertoia, and Mies van der Rohe. Sus contribuciones a Knoll y al auge del modernismo en América son inmensurables, gracias en parte a su famoso sofá.

días
horas
min.
seg.

¡Subscríbete!

coupon

Apúntate a nuestra newsletter y recibirás un cupón descuento de 6 €* para tu próxima compra superior a 100 €.

No aplicable en productos Outlet o Liquidación. Sólo compras online. No válido para registro profesional o tienda.

Gracias por registrarte
En unos minutos te llegará un email para obtener tu descuento.

Revisa la carpeta Spam de tu correo si no lo recibes.